«

»

dic
31

Última entrada 2012?

Después de más de un mes sin andar por estos lares, he decidido que voy a despedir el 2012, aburriendo enormemente a mis lectores (de nada) con un repaso de este año que ha sido especialmente duro, especialmente constructivo, especialmente bonito y que, en definitiva, se ha convertido en uno de esos que señalamos con una cruz roja en nuestra memoria.

casi 20 años atrás

Podría titularlo “Mi primera vez”. Quizá esté demasiado visto, pero es que define a la perfección estos 365 días, que han pasado volando (pero volando muy lentamente).

 

Ha sido “mi primer” año completo en la Universidad, mis primeras asignaturas aprobadas, mis primeros suspensos, mis primeros trabajos en grupo, mis primeras clases de dos horas seguidas en las que he creído que me explicaban cosas muy interesantes, pero en otro idioma.

“Mis primeros” amigos allí, “mis primeras” salidas con ellos.

En clase de Contabilidad

Good Girls

jotaeme y yo

“Mi primer” viaje a Barcelona, la ciudad que desde pequeña sabía que iba a conquistarme, más que París, más que Londres, más que Edimburgo, más que Brujas, más que ninguna otra.

También ha sido un año de mucha lectura, sobre todo, de mucha poesía, que es, de lo que os quería hablar hoy antes de perderme por todos los recuerdos de mis primeras veces de este 2012.

 

Empezaré hablando de la narrativa, porque es el género que más he abandonado este año (no volverá a pasar, lo prometo) No he leído tanta como me hubiese gustado, no obstante, si lo suficiente como para elegir mis 5 novelas preferidas de este 2012.

 

Llamadas telefónicas de Roberto Bolaño (Editorial Anagrama)

Este libro llegó a mis manos de una forma un tanto particular. Estaba en Los Remedios, tomando café , leyendo otro libro, cuando sentí que necesitaba leer otra cosa. Casi por impulso, abandoné la cafetería (pagando antes mi café, por supuesto) y me fui directamente a la librería más cercana. Quería comprar un libro de Alejandra Pizarnik. No tenían nada suyo allí, ni siquiera la conocían. Contrariada me puse a cotillear en los estantes de Anagrama, conocidos entre otras cosas, por su gran variedad de colores. Y allí estaba, el morado siempre fue mi color favorito y, ese día en particular, esperaba una llamada que por desgracia no llegó. Roberto Bolaño me pidió que lo cogiese, que lo leyese y que olvidase de una vez mi móvil y esa llamada telefónica que no iba a producirse nunca.

Me gustaron muchísimo sus relatos, me emocionaron los finales, algunos inconclusos y otros tan simples que daba vértigo utilizar la imaginación.(por lo que pudiera pasar).

Reconozco que fue “mi primera vez” con Bolaño, más tarde he leído poemas suyos, que me han agradado muchísimo. Pero ninguno, me ha hecho olvidar una llamada telefónica tan importante como la que esperaba ese día.

 

Ojos de perro azul de Gabriel García Márquez (Editorial DEBOLSILLO)

Esto fue un regalo de cumpleaños y al principio creí que también una inocentada. Reconozco que jamás me ha gustado G. G. Márquez (y el que me lo había regalado lo sabía), ha sido de los pocos autores cuyos libros he dejado a la mitad.

“Ojos de perro azul” sin embargo, fue diferente. Se trataba de una serie de cuentos que no guardaban relación los unos con los otros, salvo una constante melancolía en la forma de narrarlos.

Me emocionaron especialmente “ojos de perro azul” y “monólogo de Isabel viendo llover en Macondo”.

No puedo decir mucho del autor, ni de su prosa, sólo diré que después de “Ojos de perro azul” he decidido que en este 2013 voy a darle una segunda oportunidad.

 

Lolita secreta de Anónimo (Editorial Melusina)

También fue un regalo, y fue completamente inesperado, comencé la lectura creyendo que guardaría similitud con “Lolita” de Vladimir Nabokov ( para mí, uno de los mejores libros que se ha escrito hasta nuestros días), pero no fue así.

Jamás leí nada tan perverso. Sexo, mucho sexo, pero lo peor es que era la explicación de como nace la sexualidad en los niños. Es una confesión de un “lolito” un ruso del siglo XIX que comenzó a mantener relaciones sexuales con apenas once años, con sus primas, hermanastras, vecinas y otras niñas de su edad.

Había momentos de tal sordidez en los que tenía que dejar de leer porque yo misma me escandalizaba (con peores sensaciones que cuando leí hace varios años Justine y los infortunios de la virtud del Marques de Sade), aunque luego pensaba que no se trataba de una mente adulta perturbada que hablaba sin tabúes de la sexualidad de criaturas de 8, 9 y 10 años, descubrí que se trataba de otro niño, en ocasiones horrorizado por las prácticas sexuales que había realizado a tan corta edad creyendo que eran, simplemente, un juego como otro cualquiera.

No me metí en la mente del psicópata, no entendí el por qué de todas esas aberraciones, porque “Anónimo” nunca fue un psicópata y aquellos actos no eran más que fruto de la ignorancia sexual de aquellos niños, ignorancia que se acrecienta si miramos siglos atrás.

 

Los hijos del Sol de J.M Argón (RD Editores)

Tan sólo voy a mencionarlo porque si buscáis unas entradas más abajo, encontraréis una reseña completita de este libro que jamás dejaré de recomendar.

J.M Argón me regaló su novela el mismo día que terminó de leer mi primer libro de poemas “El origen de la Aurora Boreal”. Ese día siempre será especial para mí, al igual que cada una de las páginas de Los hijos del Sol

 

El libro de Monelle de Marcel Schwob (Fin de viaje ediciones)

 

Creo que he dejado lo mejor para el final. El libro de Monelle ha sido mi 2012, ha sido la explicación de muchas de las decisiones que he tomado a lo largo del mismo.

No voy a explicaros de que va, sólo os voy a contar un poco la historia del autor.

Marcel Schowob, durante su adolescencia(1890) conoce y mantiene una relación con Louise, una prostituta de 16 años del barrio obrero, que en poco tiempo se convierte en el amor de su vida. Esta relación dura muy poco tiempo ya que la pequeña Louise muere de tuberculosis años más tarde.

Esta terrible pérdida, este amor truncado por la crudeza con la que a veces nos trata la vida, hizo a Schwob escribir “El libro de Monelle”

Es sencillo, inocente, Monelle tan sólo es una niña, como lo fue Louise, explica sus juegos, su reino y sus personajes son tan delicados como la propia Monelle.

No sé que más puedo decir de este libro, aquí os dejo un párrafo, quizá no sea el mejor, pero sí el que más me asemeja con la pequeña y dulce protagonista.

 

Y Monelle dijo entonces:

Tengo piedad de ti, tengo piedad de ti, amado mío. Sin embargo, volveré al corazón de la noche, pues es necesario que me pierdas para volverme a encontrar. Y si me encuentras, me escaparé de nuevo.

Pues yo soy la que está sola.”

 

 

 

Bueno, después de enumerar mis 5 de narrativa y dejar escapar alguna que otra lágrima al recordar las páginas del libro de Monelle voy a contaros cuales han sido mis 5 libros de poesía de este 2012.

 

Poemas selectos de Guillaume Apollinaire (Editorial Fontana)

Me costó 2 euros y me acompañó durante varias semanas a la biblioteca, a la cafetería de la facultad, en los trayectos de autobús, leí y releí cada uno de aquellos poemas. Se me mojó con la lluvia, pero ahí está, en mi estantería, en la sección de poesía y aunque es pequeño, destaca más que ningún otro.

 

Poemas de Friedrich Nietzsche (Hiperion)

YEAH!!! es prácticamente lo más representativo que puedo decir de este libro “¿Morir? Yo no puedo morir”

Amamos a Nietzsche, y yo en concreto amo su poesía. Mi mejor amigo y yo no hay día que no discutamos sobre la personalidad de este magnífico ¿pensador? ¿poeta? ¿filósofo? ¿dios?

 

 

Antología de Sylvia Plath (Colección Visor de Poesía)

Durante la última tarde en Barcelona

Fue mi libro en Barcelona, me acompañó a todas las cafeterías a las que fui a terminar de escribir “Huelga de Amor”, ya había leído su biografía y muchos de sus poemas, creo que esta, es sin duda, una de las mejores colecciones de Plath.

 

Tenían veinte años y estaban locos Edición de Luna Miguel (La Bella Varsovia)

Adquirido también en Barcelona, no podía faltar en esta lista, llevaba meses queriendo leer poesía escrita por locos de mi generación, y este libro superó con creces mis expectativas. La selección es inmejorable(me quito el sombrero ante Luna Miguel), la edición está muy cuidada (como en todos los libros de La Bella Varsovia) y los autores son magníficos.

Lo recomiendo a todos aquellos lectores que estén empezando a leer poesía. No les dejará indiferentes.

 

Por último, y porque no me quedan fuerzas para seguir escribiendo y me van a dar las uvas(literalmente hablando) Poesías completas (edición bilingüe) de Arthur Rimbaud (Cátedra)

Rimbaud en 1871. Dibujo en Delahaye

Creo que es el último libro que me he leído este año y me ha tenido desde el primer poema hasta el último enamorada. Me ha hecho pensar en mi adolescencia(la mayor parte de los poemas del autor fueron escritos en esta etapa de su vida), pero no en la parte negativa de ella, como los complejos e inseguridades, la inexperiencia, la torpeza, sino más bien en el cristal inocente a través del cual se ve todo lo que nos queda por vivir.

 

 

Es curioso. Este año he escrito mis primeros poemarios, he editado uno de ellos (que por cierto ya está en algunas librerías y se puede comprar por Internet). Quizá sea por estos hechos, por los que dentro de décadas recordaré este 2012. Pero sería injusto, ha habido más, mucho más, sobre todo durante este último mes. Tampoco puedo olvidar que he grabado mi primer cortometraje, Requiem, que también es un hecho bastante representativo de los comienzos de este año.

Presentación HUELGA DE AMOR

 

Mi número de teléfono, por el contrario, sigue siendo el mismo, sigue acabando en 13, como este año que entra, como este año que traerá muchos libros, muchas fotos y muchos momentos para recordar.

De este 12 ( múltiplo de 4, ejem, ejem) me quedo con este último mes, con las personas que he conocido y con lo que he conseguido gracias a ellas.

 

En el fondo de su cajón secreto
Los chillidos de ambos se clavaron en la pared

 

En sus sueños entretejidos intercambiaron brazos y piernas
Sus cerebros se tomaron mutuamente como rehén

Al amanecer cada uno lucía el rostro del otro

TED HUGHES

 

 

Disfruten de las últimas horas de este año, que me han jurado y prejurado que no volverá a vivirse, en fin, allá vosotros.

¡Ah! ¡Y FELIZ 2013!

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>